Alimentos y Civilización

alimentos y civilizacion aguacatealimentos y civilizacion pitahaya

 

Nicaragua, ubicada en Mesoamérica, zona que fue el asiento de civilizaciones que domesticaron un sinnúmero de vegetales desconocidos hasta entonces en los restantes continentes como: maíz, frijoles, cacao, papayas, guayabas, aguacates, piñas, tomates, amaranto (bledo), chía, cacahuate (cacao maní), calabazas (ayote), pejibayes, guanábanas, distintas variedades de granadilla (maracuyá, otras), zapotes, el algodón, la flor de pascua…

alimentos y civilizacion guayaba Al llegar aquí el cronista Fernández de Oviedo, no percibió una población desnutrida: “son de buena estatura… y más blancos que loros….Nicaragua es un gran reino, de muchas y buenas provincias, es de las hermosas y apacibles tierras los llanos de Nicaragua que se pueden hallar en estas indias, porque es fertilísima de maizales y legumbres; de frijoles de diversas maneras; de muchas y diversas frutas; de mucho cacao, que es aquella fruta que parece almendra y corre entre aquella gente por moneda, con la cual se compran todas las otras cosas. Hay mucho acopio de miel y cera, mucha montería de puercos y venados, de otras salvajinas y conejos y otros animales y muchas buenas pesquerías, así de la mar como de ríos y lagunas; abundancia de algodón y mucha buena ropa que de él se hace y lo hilan y tejen las indias de la tierra”.

Especies menores que criaban los aborígenes: xulos (perro mudo para los españoles), chompipes, pavones, guardatinajas.

En su informe descriptivo del exterminio de 95% de la población de Nicaragua en solo trece años de colonización Fray Bartolomé de las Casas escribió: ¨era cosa verdaderamente de admiración ver cuán poblada de pueblos, que cuasi duraban tres y cuatro leguas en luengo, llenos de admirables frutales que causaba ser inmensa la gente¨.

El Amaranto (Bledo), fue alimento que desapareció en México debido a una persecución sistemática por parte de los conquistadores al satanizar los cultos religiosos indígenas. Se considera el cereal más elevado en proteínas de la mejor calidad.   Si este Alimento llegó a formar parte de la alimentación de los indígenas nicaragüenses, se puede afirmar que contaron con un balance proteico ideal.

amaranto

El maíz es considerado como la planta más evolucionada del reino vegetal. A diferencia de los cereales del viejo mundo que tienen variedades silvestres, el maíz tuvo que ser domesticado, mejorado en el transcurso de miles de años por anónimos experimentadores agrícolas, ¨ya que la mazorca impide que el maíz pueda dispersar naturalmente sus semillas para preservarse. Valiosa herencia de los millones de domesticadores de plantas en el Nuevo Continente, que en su trabajo colectivo para acumular y al mismo tiempo diversificar materiales genéticos y conocimientos, inventaron el maíz, criatura humana, pariente vegetal” (Warman, 1988).

El consumo combinado de maíz-frijol aporta al organismo una proteína completa al suplir cada uno de ellos el aminoácido esencial que le falta a la proteína del otro. La enfermedad cardiovascular resultante de los estilos de vida actuales, ha encontrado un factor preventivo en las fuentes de aceite omega tres. La semilla de chía es considerada la mejor fuente de aceite omega tres, no solo por su cantidad, sino por contener además otros varios compuestos antioxidantes.

Estos antioxidantes permiten al omega tres contenido en la chía brindar suficiente protección a los tejidos, evitando el daño oxidativo. En cambio las fuentes marinas de omega tres (salmón) y las cápsulas carecen de esta protección coadyuvante. En otros términos, antes de la conquista española, con los alimentos producidos en Nicaragua, se garantizaba a la población una alimentación nutritiva y saludable.

Nuestro combo actual consiste en contaminación medioambiental, ecosistemas deteriorados, inseguridad alimentaria y como efecto de una permanente colonización cultural durante cinco siglos, lo más grave es la contaminación emocional, sensorial, gustativa de la población.

Algunos satisfactores son: bebidas alcohólicas, gaseosas, jugos y refrescos empacados, leches empacadas ¨especiales¨ para tiernos, maruchán, sopas de sobre, churritos…, que llenan muchos estómagos carentes de lactancia materna exitosa, carentes de nuestros alimentos locales, nutritivos, de inferior costo.

Urge investigar el impacto económico, social y nutricional del consumo a nivel familiar de estos productos. Una población eficazmente informada estaría en huelga de su consumo. Así como durante la colonización las indígenas nicaragüenses realizaron una huelga de úteros para no parir esclavos para los españoles, nuestros hogares deberían estar en una huelga gastronómica protectora de su salud.

* Pediatra, Máster en Nutrición y Seguridad Alimentaria

Anuncios