La Estevia, dulce y sanadora

EStevia1

La estevia rebaudiana Bertoni, planta originaria del Paraguay, ya se cultiva en diferentes países y continentes. En Nicaragua el INTA tiene parcelas experimentales en diversas zonas del país. Debe sus apellidos al naturalista suizo Bertoni y al químico paraguayo Rebaudi quienes describieron respectivamente a la especie y el primer análisis químico de la planta.

estevia concentradaLa estevia era conocida y empleada por los nativos desde épocas remotas. En guaraní significa yerba dulce, siendo empleada mayormente para edulcorar el mate cocido o tratar diabetes. Sus hojas son treinta veces más dulces que el azúcar de caña y su extracto lo es 300 veces más. Puede consumirse en forma de hojas, en infusión de las mismas y obtener beneficios con diferentes usos terapéuticos de la planta.

En 1970 el Dr. Carlos Oviedo de la Facultad de Medicina de la U.B.A. expuso el poder de la estevia para disminuir los niveles altos de glucosa en sangre. Asimismo en Japón aprobaron su empleo como edulcorante y luego Brasil, Corea del Sur, Israel y China. Hoy en Japón constituye 40% de los endulzantes consumidos.

La estevia tiene dos componentes: el esteviósido que además de edulcorante tiene propiedades medicinales y el rebaudiósido con sólo propiedad edulcorante.

Estudios en personas con diabetes y obesidad tratadas con extracto de yerba dulce han encontrado que disminuye la glucosa en 35% más que a los mismos diabéticos tratados con Glibenclamida, seis horas post- comida (Curi R-1986).

Estudios entre 1985 y 1993 reportaron actividad anti infecciosa localmente en piel, en la boca y otros. El esteviósido ha demostrado ser no tóxico tanto en el corto como en el largo plazo, de acuerdo a las diferentes publicaciones (Farnsworth N-1973; Kinhorn L-1991)

Estudios del Aarhus University Hospital de Dinamarca revelaron que el esteviósido actúa estimulando en forma directa las células beta del páncreas generando así una producción considerable de insulina. El resultado de estas pruebas médicas indican que el esteviósido podría tener un potencial rol antihiperglucémico en personas con diabetes tipo2 (Metabolism-2000). Y también como alternativa para pacientes hipertensos (Br J Clin Pharmacol 2000).

También en Cataluña hay experiencia de regeneración total del páncreas de niños con diabetes tipo1 que fueron tratados precozmente con estevia. Y los casos avanzados de diabetes1 tratados con estevia no desarrollan resistencia a la insulina, evitan complicaciones graves de la diabetes como úlceras, gangrenas, daños en la retina y riñón (Pámies, Josep-2011).

En 2006 la OMS publicó que el esteviósido no es cancerígeno, presenta efecto contra la presión alta y la diabetes2.

Resumiendo: La estevia normaliza la glucosa en sangre y al mantener constante sus niveles, reduce la ansiedad por el consumo de alimentos dulces, aumenta la sensibilidad a la insulina, baja la presión alta, mejora la digestión, mejora el sistema inmunológico, reduce el colesterol y ayuda a quemar los triglicéridos.

Gracias al poder de las grandes empresas de refrescos que en 2008 patentaron sus productos con estevia, se puede emplear un nuevo edulcorante que no es tóxico. Hasta entonces la FDA bajo esta presión declaró el rebaudiósido A (al componente dulce extraído de la hoja de estevia) como un alimento seguro.

Los extractos puros patentados de rebaudiósido no producen calorías. Truvia, marca de Cargill, contiene 85.7% de eritritol, un azúcar-alcohol y sólo 14.3% de estevia. Es vendida como ¨stevia¨ y adicionada a las gaseosas y otras bebidas bajas en calorías. Debería ser vendida como eritritol maquillado con rebaudiósido. El eritritol un azúcar-alcohol no es apto para diabéticos por ser productor de calorías. No todos los productos disponibles que contengan estevia tienen que ser saludables. Los consumidores deben procurar el consumo de estevia inalterada, pura.

La estevia nativa contiene más del doble de esteviósido que de rebaudiósodo. Las extensas plantaciones de las grandes corporaciones del International Stevia Council son cultivos de variedades que tienen altísimo porcentaje del rebaudiósido (80% vrs 20%). La estevia nativa está en peligro de extinción si es polinizada con la transgénica, carente de las propiedades medicinales del esteviósido. Por el mero interés comercial de las transnacionales en este edulcorante la humanidad puede perder la planta sanadora del diabético.

estevia caseraEn cumplimiento de la Ley de Medicina Natural de Nicaragua habría que cultivar viveros en zonas agroecológicas apropiadas para difundir su siembra a nivel doméstico.

Ojalá que pronto cada uno de las personas con diabetes en Nicaragua pudiera tener al menos una planta de estevia de la variedad natural sembrada en su patio y encuentre en ella la dulce sanación que necesita.

* La autora es Pediatra, Máster en Nutrición y Seguridad Alimentaria.

Anuncios