Mitos sobre las ¨Mágicas superleches¨

¨No podemos indefinidamente continuar gobernados por el mercado, sino que tenemos que gobernar al mercado¨ 
José (Pepe) Mujica, Presidente de Uruguay. Asamblea General de la ONU, 2013

 En el último quinquenio han surgido mitos creados por médicos y nutricionistas de fórmulas lácteas ¨enriquecidas¨ que empobrecen y distorsionan aún más nuestra cultura alimentaria hacia la niñez.

formulas infantiles pediasureEs el caso de PediaSure, fórmula sin lactosa, obtenida del suero de la leche de vaca. Sus propiedades nutricionales no difieren de otras fórmulas infantiles, sin embargo se promociona como la gran solución para la desnutrición infantil. Nota: Para mayor información consulte el artículo “Comparación de tres Fórmulas Infantiles”

El verdadero Super-Alimento para prevenir la desnutrición y reforzar el sistema inmunológico es la Leche Materna, en cambio las fórmulas industriales corren riesgo de contaminación biológica debido a las condiciones higiénicas del hogar en donde se prepara, así como durante el proceso de fabricación, tal como se muestra a continuación:

Formulas Infantiles 2

PediaSure no ha sido promovida explícitamente para los menores de seis meses que necesitan lactancia materna exclusiva y tampoco para los mayores de seis meses que necesitan continuar con el pecho y recibir otro tipo de alimentos sólidos, con alimentos diversificados, complementarios de energía y proteínas y como fuente de las vitaminas, minerales y fibra (deficientes en cualquier tipo de leche para esta edad). Pero la publicidad es muy engañosa.

El fabricante dice: ¨un suplemento se utiliza cuando una persona no puede recibir alimentación normalmente por vía oral (boca), por esta razón se debe buscar un suplemento que reemplace los alimentos y promueva el aporte clórico de los nutrientes de acuerdo a la necesidad de cada individuo. En cambio, el complemento se suministra adicionalmente a la comida¨.

La publicidad del fabricante Abbott sobre esta marca genera confusión. Ya que es promovida tanto como un suplemento, como un complemento. Tanto para mayores de un año, como para mayores de dos años. Ejemplos: ¨PediaSure es una nutrición completa y balanceada para alimentación oral o por sonda como única fuente de nutrientes o como un suplemento para niños de 2 a 10 años de edad¨. Pero cualquier niño de 2 a 10 años de edad, con las dos tazas diarias indicadas de esta superleche como suplemento, en pocos días se muere de hambre. Y si es como complemento de sus tiempos de comida, no lo necesita porque tampoco necesita beber más leche (o derivados lácteos) de la que ya recibe.

Según la nueva generación de PediaSure (Managua, 2009), que combina fibra y flora bacilar (Simbióticos), que¨ potencia el sistema inmunológico¨. Estudios científicos no han encontrado beneficios de agregar probióticos (flora bacilar) y prebióticos (fibra) a los alimentos infantiles (The Cochrane Library). Los bebés mayores de seis meses necesitan comer frijoles y otros vegetales como fuente de fibra y con el pecho materno obtienen suficiente inmunidad. Después de los dos años los probióticos están en la cuajada, los quesos, yogurt, etc, no necesitan recibir una fórmula especial que los contenga.

Veladamente esta publicidad va dirigida a reemplazar a la leche materna durante la edad de la lactancia, que va de cero a veinticuatro meses de edad. No es una casualidad que los pediatras la están recetando para ¨curar bebés desnutridos¨ incluyendo a los menores de un año de edad.

Sigue el fabricante ¨También está indicada en una condición especial. La condición especial se refiere a cualquier enfermedad que pueda sufrir el niño ya sea metabólica, crónica, o terminal. En esos casos el niño podría requerir una dieta especial. Pero por otro lado puede haber algún indicador (inapetencia, pérdida de peso, intolerancia a alimentos) que detecte trastornos alimentarios como obesidad o bajo peso¨.

O sea, que esta superleche está indicada para todas las patologías infantiles de menores de diez años de edad, desde la delgadez hasta la gordura. Es un producto mágico. Y así es considerado por pediatras y nutricionistas: La recomiendan a diestra y siniestra a sus pacientes, tanto a madres pudientes como las de los sectores más desfavorecidos del país. En la TV es frecuente que estas madres lleguen a pedir ayuda monetaria a la teleaudiencia para comprar potes de esta mágica superleche que le va a curar a un niño con grave lesión cerebral, por ejemplo.

Siguiendo los mitos creados por los profesionales también hay consejos de madre a madre, ante cualquier queja sobre la salud de su hijo ¨¿ya le diste la PediaSure?¨. Incluso el INSS la está importando para sus asegurados, porque lo que dice la Abbott es la Ley.

Es una lástima que los académicos y autoridades de salud no hayan realizado un pequeño estudio sobre los efectos nutricionales de este producto. Pero cada profesional que lo indique, al menos debería hacer una evaluación de los efectos sobre sus pacientes. No debería dejar ir la receta sin saber qué pasó con el/ la niña consumidor/a, ¿cuánto gastó? ¿qué alimentos dejó de comprar con ese dinero? ¿qué alimentos dejó de comer por estar tomando esa superleche? Monitorear a cada niño o niña a quien le receten la mágica superleche sería muy beneficioso si se está jugando a ser el Pediatra más prestigioso, actualizado en materia de nutrición-alimentación.

Analizando solamente el caso del ¨desgano¨ de un preescolar que tenga inapetencia ¿mejora su apetito con ingerir dos tazas de esa superleche diario? ¿Cómo funciona la PediaSure para restaurar el apetito? ¿y si la falta de apetito es porque no aprendió a comer entre los seis meses y un año, y solo le dieron galletas, sustancias, sopitas, sopa maggi, juguitos, fresquitos, café negro, y además un excesivo número de tomas de leche y ahora, que le ofrecen los alimentos de la olla familiar los rechaza ?

Porque yo he atendido niños de año y medio que se bebían hasta dos litros diarios de leche, ¿con qué estómago iban a querer comer?. También he atendido lactantes de nueve meses que, sumándoles las tomas del pecho materno, más las pachas de leche Nido, más las de PediaSure, tomaban leche doce veces diarias, el número de veces que mama un recién nacido. Por supuesto que estaban desnutridos, desganados, no comían porque pasaban haciendo la digestión día y noche con esa dieta láctea. Y con lo que la madre gastaba en esos envases de leche, pudo tener la mejor alimentación del mundo si el Pediatra le hubiera escrito un plan de alimentación complementaria al pecho apropiado para su edad.

Así podríamos ir analizando cada una de las indicaciones de esta superleche y sacaríamos conclusiones bastante racionales y lógicas sobre su uso y costo-beneficio.

¿O es que en realidad estamos más preocupados por la nutrición de la Abbott que por la de nuestra niñez? DIGESA en Perú-2010 reportó la venta de sucedáneos (sustitutos) de la leche materna en cincuenta y tres millones y medio de Dólares en un año, ocupando PediaSure el segundo lugar más vendido. En un solo país, Colombia-2009, en un sólo año PediaSure tuvo ventas por casi once millones de Dólares. ¿cómo ha conseguido Abbott este mercado?

El secreto para convertir en consumidores a nuestros países es la extrema dependencia no sólo político-económica, sino intelectual, ya que la industria farmacéutica se ha convertido, con la venia de los profesionales, en la universidad que brinda directamente ¨diplomados¨, ¨maestrías¨ y ¨doctorados¨ al sector salud, especialmente a médicos y nutricionistas. Así lo declaró Abbott en el evento dirigido a 200 pediatras en Managua, agosto, 2009: ¨El seminario se inscribe en la política de Abbott Laboratorios de contribuir a la formación continua y actualización de los médicos pediatras¨.

Otro secreto, en este ejemplo: El Monitoreo del cumplimiento del Código Internacional de Sucedáneos (sutitutos) de la Leche Materna en Panamá (2011) encontró que una de las formas de promover su venta es el patrocinio de pago de participación en congresos nacionales e internacionales de pediatría. Otro tipo de apoyo son fondos para viajes, becas y premios. También se apoya con refrigerios, material de capacitación y almuerzos en diferentes actividades docentes de médicos y enfermeras. Esto implica que el profesional que acepta estos fondos adquiere un compromiso vitalicio para promover el producto, con el pretexto de mejorar la nutrición infantil. Si eso ocurre en Panamá, en donde el estándar de vida de un médico del sector público es varias veces más alto que el nuestro, ¿Qué estará sucediendo en Nicaragua?

* La autora es Pediatra, Máster en Nutrición y Seguridad Alimentaria.

Anuncios