Aprovechemos los Alimentos Naturales

_MG_1418

El mundo occidental está viviendo el efecto acumulativo de una alimentación desequilibrada y estilos de vida insanos como el sedentarismo, el fumado, el consumo nocivo de alcohol y el estrés, conducentes a enfermedades cardiovasculares, cánceres y diabetes.

Los europeos han descubierto que pueden frenar y hasta revertir estas patologías cambiando sus hábitos. Personas afectadas de cáncer están observando que la medicina convencional no es una solución porque trata el efecto y no la causa. Ahora complementan los tratamientos añadiendo una combinación de medicinas antiguas, tradicionales, que ayudan al organismo a volver a su estado de salud sin los efectos indeseables, muchas veces más dramáticos y dolorosos que el mismo cáncer.

Estas medicinas son diversas terapias que incluyen fitoterapia, hidroterapia, ozonoterapia, limpieza del colon, sanación por medio de las energías (pránica, esencias florales, reiki), homeopatía, vacunas especiales obtenidas de la orina, la meditación, espiritualidad… Incluye abandonar el consumo excesivo de carnes, de muchos productos preservados con químicos cancerígenos como los embutidos, enlatados, productos animales tratados con hormonas, con edulcorantes artificiales, transgénicos, frutas y hortalizas tratados con pesticidas y otros. Necesitan aumentar el consumo de vegetales crudos, orgánicos, naturales, no transgénicos como fuentes de vitaminas, minerales, enzimas digestivas, fibra, de antioxidantes y de elementos anticancerígenos. Simultáneamente han de disminuir los alimentos de origen animal y las frituras.

27. Aprovech los alimentos naturales, Marañon

Mientras en Europa frutas y hojas de clima tropical son de alto costo por ser importados, Nicaragua produce los mejores alimentos de origen vegetal: frutas y hortalizas riquísimas en vitaminas y minerales; fuentes de antioxidantes como la pitahaya y a nivel mundial el cacao con su mayor concentración, además que centenares de estudios científicos han demostrado, que el cacao puro, mínimamente procesado, tiene efectos benéficos en la salud cardiovascular: baja la presión arterial elevada, eleva el colesterol bueno, evita los coágulos sanguíneos, evita la inflamación a nivel de las arterias.. La exquisita guanábana preventiva y curativa del cáncer; papaya y piña con enzimas digestivas. El aguacate, las semillas de marañón y de ayote, fuentes del aceite similar al de oliva, los dos últimos además contienen proteínas y fibra. Las hojas y semillas de marango fuente de proteínas y antioxidantes. La chía, más rica en aceite Omega-3 que el salmón (potencialmente contaminado con mercurio). Los frijoles fuente de proteínas y antioxidantes.

27. Aprovech los alimentos naturales, chia

27. Aprovech los alimentos naturales, Cacao

Nos pesa gastar en una papaya, un melón, una piña, los consideramos carísimos, creemos que no vale la pena invertir en ellos y preferimos consumir productos ultraprocesados que no son alimentos como jugos enlatados, bebidas carbonatadas, chucherías empacadas en materiales exquisitamente decorados, conteniendo aditivos perjudiciales para la salud, que nos vuelven adictos. Ingiriendo poquitos diariamente podríamos compararlos con diez gotitas de veneno. De cada diez gotitas el organismo inactiva nueve, pero queda una activa que se acumula. Al cabo de diez… veinte años, esa gotita diaria se convirtió en un barril de veneno y entonces estalla el cáncer, el infarto, la diabetes.

27. Aprovech los alimentos naturales, Pitahaya

Deberíamos considerar las potencialidades de la Lactancia materna con propiedades prodigiosas, especialmente inmunológicas, preventivas de leucemias y de la Diabetes-I en etapas de niñez, adolescencia y juventud, practicada mínimamente por un año, siendo exclusiva los primeros seis meses. Sin embargo, con mucho orgullo practicamos la cultura del biberón, ignorantes de que las fórmulas infantiles carecen de las propiedades insustituibles de la leche humana. Que son obtenidas del suero de la leche de vacas alimentadas con maíz transgénico, animales que sufren diversas enfermedades y reciben muchos medicamentos, químicos que traspasan a esas leches lujosamente empacadas, inducidas como productos extraordinarios para la alimentación del lactante.

Así como se pueden revertir los cánceres a través de medidas promotoras de una buena salud, podemos prevenirlos en el transcurso de toda la vida. Deberíamos empezar desde antes del nacimiento: durante el embarazo evitando el contacto con agroquímicos, el humo del cigarrillo… luego lactancia materna exclusiva por seis meses y prolongada hasta los dos años, evitando fórmulas infantiles. Desde los seis meses a dos años brindando una alimentación balanceada complementaria al pecho con alimentos nutritivos locales, evitando purés y cereales empacados. Y en todas las etapas de la vida evitando el consumo de productos ultraprocesados porque de una u otra manera contienen tóxicos. Es necesaria una alimentación equilibrada a base de alimentos naturales, mínimamente procesados, como la tortilla hecha con maíz natural, no transgénico.

La diabetes tipo I en la infancia va aumentando anualmente en este país y en toda la región Centroamericana. ¿Cuándo rescataremos una práctica exitosa de lactancia materna como una medida preventiva de enfermedades inmunológicas de largo plazo y como un factor coadyuvante en la prevención del cáncer de mama de la madre lactante?

¿Cuándo sustituiremos el consumo de promotores de las enfermedades crónicas por alimentos verdaderos como nuestras frutas, semillas, hojas y hortalizas?

27. Aprovech los alimentos naturales, Papaya

Petronila Terán, Pediatra, Máster en Nutrición y Seguridad Alimentaria.

Anuncios