¿A altares o bancos de la vida?

Mientras Brasil está salvando trescientas mil vidas por año con el sostén alimentario, nutricional e inmunológico de la leche materna suministrada por sus doscientos cincuenta y seis bancos de leche materna ubicados en hospitales de todo el país, Nicaragua dispone solamente de dos Bancos de Leche Materna, en Managua y Siuna respectivamente. Y con el financiamiento de UNICEF/OPS de medio millón de dólares, en 2010 Cuba pudo instalar sus primeros seis bancos de leche humana en hospitales provinciales del país. En cambio, Nicaragua este año tendrá unos cincuenta Nacimientos en la Avenida Bolívar de un mes de duración.

53-lamina-lactancia-materna-petronila-teranBrasil tiene la mayor y más compleja red de bancos de leche humana del mundo (Almeida, 2014) y desde 2007 lidera la Red Iberoamericana de Bancos de Leche Materna, que brinda transferencia tecnológica y apoyo a otros países, incluyendo Cuba y Nicaragua.

Cuba ha ido desarrollando novedosas iniciativas como ¨el banco de la calle¨ para visitar las casas y solicitarles un poquito de su leche a las madres que tienen excedente luego de amamantar a sus hijos. Ellas contribuyen con la alimentación de bebés internados en Cuidados Especiales de los hospitales cubanos. Para la recogida de esta leche existe coordinación entre las instancias provinciales de salud, la dirección del hospital y el transporte lo brindan otros sectores incluyendo agricultura, comercio, cultura, construcción.

El objetivo de un Banco de Leche Materna es asegurar la alimentación con leche humana de todos los prematuros o neonatos que lo necesiten por prescripción médica y que, por causas mayores, no pueden ser amamantados por la propia madre o bien la madre no ha conseguido extraerse todavía suficiente cantidad de leche (Amador R, 2015). Se fundamenta en la donación de leche humana, reconocida como la mejor medicina para prevenir y curar las complicaciones de los prematuros y recién nacidos con factores de riesgo. El banco es una estrategia de bajo costo, que asegura la calidad de la leche humana. De gran alcance social. Que beneficia de forma directa y sin valor comercial a bebés que ameritan cuidados intensivos

Y, mientras el MINSA desde las Casas Maternas en los municipios y, desde el Hospital Berta Calderón, realiza consejerías para rescatar la práctica de la lactancia materna. Asimismo, mientras personal asesorado por UNICEF ejecuta un proyecto piloto del hospital de Bluefields brindando consejería y acompañamiento continuos a través de la telefonía celular a las mujeres sobre el cuido de su embarazo y los beneficios de la lactancia materna (Amador R, 2015), el INSS indiscriminadamente distribuye potes de leche bovina a las madres aseguradas, interfiriendo con la posibilidad de amamantar exitosamente a sus recién nacidos En 2014 recibieron esos potes 27,109 madres recién alumbradas, incumpliendo el artículo 97 de la Ley de Seguridad Social, que establece que el ¨subsidio de lactancia contempla el fomento de la lactancia materna, el suministro de productos adecuados para mantener en buen estado la salud de la madre si su hijo o hija es amamantado, y que, en el caso de que no lo sea, se debe suministrar leche de calidad, cantidad e indicaciones que determinen los especialistas¨ (Ruiz I, 2014). Esta violación a la Ley es la mayor contradicción de las políticas de Estado. Es una negación a la educación de las madres para que ellas tomen una opción científica y verazmente informada. Y la privación a sus hijos de la protección que solamente la leche materna brinda en la etapa más crucial de la vida del ser humano.

Así como Nicaragua pudo gastar en 2015 unos novecientos mil Dólares en la instalación de altares de la Purísima para un mes de diversión, esparcimiento, asombro y veneración religiosa sobre la Avenida Bolívar (La prensa-Reportajes 22/05/16), también podría instalar unos doce Bancos de Leche Humana a lo largo del país. Jesús de Nazaret no nació prematuro, ni necesitó de los Nacimientos de la Avenida Bolívar, pero los bebés hospitalizados nacidos prematuramente en Nicaragua sí necesitan de la asistencia de los Bancos de Leche Materna.

Petronila Terán, Pediatra, Máster en Nutrición y Seguridad Alimentaria-Nutricional

Anuncios